¡El control de accesos, un aliado en tu seguridad!

Los sistemas de control de acceso permiten la entrada a un trabajador previa identificación. Puede ser a través de una tarjeta, contraseña, huella u otro sistema biométrico. El control de accesos puede resultar muy útil a empresas en las que los empleados necesitan entrar y salir o pasar de un área a otro con cierta frecuencia. En empresas con muchos trabajadores evitaría la pérdida de concentración de quienes se levantan a abrir la puerta.

Además, será un gran aliado en la seguridad de tu empresa. El control de accesos hace que nadie pueda acceder hasta que no se haya identificado, por lo que evitará la presencia de intrusos. También al delimitarse la zona en la que puede estar cada empleado, permite proteger mejor la información confidencial.

El sistema de control de accesos puede o no registrar las entradas y salidas, según las preferencias de la empresa.

  • Si necesitas dar acceso y además registrar entradas y salidas, opta por un sistema en red, que cumplirá ambas funciones.
  • Si lo único que quieres es dar acceso a cada empleado a su zona de trabajo, opta por un control de acceso autónomo.

Por la forma de identificación…

  • Huella dactilar/ reconocimiento facial: es un método personal e intransferible (a diferencia de los 2 siguientes). Hay que tener especial cuidado con la protección de datos.
  • Contraseñas: suelen ser numéricas o alfanuméricas dependiendo del tipo de terminal.
  • Proximidad: habitualmente mediante el uso de tarjetas.